lunes, 18 de junio de 2018

Sobre el derecho a la Igualdad en España


Sobre el derecho a la Igualdad en España
En España, cometer el mismo delito se castiga de una forma u otra según quien seas o, incluso, según sea el contexto en el que se produce.
De la misma manera, ser de una raza u otra, se castiga de forma diferente.
Si les digo que, dependiendo de si usted es hombre o mujer, puede sufrir un diferente castigo por el mismo delito, no me creerán.
Mucho menos me creerán, si les digo que si tiene una orientación sexual diferente, tiene un trato diferente ante la misma situación legal.
Tampoco me creerán si les digo que tienen más o menos derechos, según donde vivan o donde hayan nacido.
Más grave si cabe, es que ser de una especie animal u otra, da lugar a un tratamiento discriminatorio desde el punto de vista animal.
Quien lea este pequeño artículo, pensará que el autor está un poco mal de la chaveta, y la verdad es que es cierto: Hay que estar un poco loco para poder soportar el espanto que produce ver lo que ocurre en este país.
Los pilares básicos sobre los que se sustenta la democracia, están dañados gravemente. Necesitamos políticos valientes que quieran poner un poco de sentido común a todo esto.
Se habla de igualdad por todos lados, pero se nos está olvidando que nuestra constitución, que es la norma en la que se sustenta nuestra forma pacífica de convivencia, tiene como valores la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
Si en nombre de uno de estos valores (la igualdad), se vulnera uno o los demás valores democráticos, la democracia pierde todo su sentido, para convertirse en otra cosa. Cuando esto ocurre, los países se convierten en regímenes totalitarios.
En nuestro país, cierto poder político que se encuentra inmerso en cada formación política y sindical, ha instaurado la idea equívoca de “la igualdad de género” como pilar básico de nuestra democracia. Pero en dicho concepto manipulado de la igualdad, se han introducido herramientas jurídicas que están atentando contra la libertad de las personas, y lo que es más grave, está afectando gravemente a sistema judicial y al pluralismo de ideas.
La idea actual de la igualdad no acepta disidencias.
Esto es, u opinas como ellos (y ellas) o eres un “machista”, que es el nuevo concepto “millenium” del antisistema.
Para demostrar de forma sencilla que son ciertas las afirmaciones que hago al principio de este artículo, veamos unos sencillos ejemplos:
1º.- diferencias de trato si eres hombre o mujer.
En España desde 2004, y más recientemente, se castiga de diferente forma a un hombre o a una mujer, si cometen el mismo delito.

Un ejemplo es este pequeño cuadro que han elaborado personas del Observatorio Galileo (http://observatoriogalileo.blogspot.com/2017/01/la-asimetria-penal-en-la-violencia-de.html), que nos abrirán un poco los ojos.


Este simple y pequeño cuadro demuestra que, en España, por el mismo delito te castigarán de una forma diferente si eres hombre o mujer.
No voy a hacer una valoración de este hecho, pero lo que más me escandaliza, es que no existe ninguna formación política que alce la voz contra esta aberración jurídica y, si hay alguna, es una formación muy minoritaria.
2º.- Diferencia de trato si eres heterosexual u homosexual.
Nos sirve el cuadro anterior para explicar esta discriminación que sufrirías según tu orientación sexual.
En el cuadro de los hombres de arriba, solo se aplica si eres heterosexual.
Pero la situación es más grave aún: en 2004 se crearon Juzgados especiales para juzgar sólo a hombres heterosexuales.
Y Uds. me dirán que cómo es posible. Que no puede ser cierto. Pero lo es: En España existen  463 juzgados con funciones especiales para juzgar solo a hombres heterosexuales.
La condición para que uno de estos juzgados se ocupe de un caso es fácil de entender: debe existir una denuncia de una mujer hacia un hombre, que sea o haya sido su pareja, aunque hayan estado juntos unos días, y ya está.
La condición sine qua non para que estos Juzgados trabajen en un caso, es que el denunciante sea mujer, y el denunciado un hombre. Si el mismo hecho lo comete un hombre contra otro hombre, o una mujer contra otra mujer, estos Juzgados no son competentes.
Así, los homosexuales no tienen unos Juzgados especiales cuando sufren una agresión por parte de quien es o haya sido su pareja.
Además, las personas homosexuales, sufren diferente castigo que las heterosexuales por el mismo delito. Si es homosexual, su castigo es más leve.
3º.- Diferencia de trato si vives o has nacido en una Comunidad Autónoma o en otra.
Si eres andaluz o manchego, no tienes determinados derechos en muchos aspectos legales, que si eres o vives en el País Vasco o Cataluña. Especialmente, en derechos sociales y familiares.
Así, las ayudas sociales a las familias no son iguales en Cataluña, País Vasco con respecto del resto de España.
También, si no perteneces a un territorio con derechos históricos, tus hijos tienen menos derechos.
Por ejemplo, los niños que viven en el País Vasco o Aragón, tienen el derecho a la custodia compartida, en el caso de que sus padres decidan divorciarse. En Murcia o Galicia, así como en otras comunidades, los niños no tienen ese derecho.

Veamos un cuadro de ejemplo:

 Con este simple cuadro vemos como los niños del País Vaco o Aragón, poseen un derecho (la custodia compartida) que no poseen los niños de otras comunidades autónomas.
4º.- Diferencia de trato si eres un animal o eres un ser humano. Si eres niño, aún es mayor la diferencia.
En España hay asociaciones y partidos, que gastan más recursos públicos en la defensa de los animales que en la defensa de la infancia.
No me invento nada nuevo. En el Congreso de los Diputados, dentro de Ahora Podemos, están miembros del partido Equo y del Partido Pacma. Incluso, existe una asociación de parlamentarios en defensa de los animales (APDDA), no así de los niños.
No hay un solo partido específico en defensa de la infancia en nuestro país.
Cada día, cientos de niños sufren maltrato en España, sea castigo físico, psíquico, acoso, alienación parental, secuestro, ablación de clítoris o circuncisión por motivos religiosos, etc.
Solo algunas de estas formas de maltrato infantil tienen ayudas públicas para su prevención. Alguna de ellas, como es la alienación parental, la circuncisión por motivos religiosos o el secuestro parental, no poseen programas específicos de prevención.
Pero vayamos al derecho de familia, que es mi campo de trabajo.
El artículo 4.2 de la Ley 5/1997, de 24 de abril, de protección de los animales de compañía, establece toda una serie de prohibiciones, como por ejemplo:
No facilitarles la alimentación adecuada para su normal y sano desarrollo”.
O esta: “Imponerles la realización de comportamientos y actitudes ajenas e impropias de su condición o que indiquen trato vejatorio
Pues estas prohibiciones específicas, por ejemplo, no existen en las leyes de la protección a la infancia.
Así, existe en nuestro país la recientemente aprobada Proposición de Ley 122/000134 de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales que propone, entre otras cosas, la modificación del Código Civil, introduciendo el derecho de los animales de compañía, a la custodia compartida en caso de separación o divorcio de sus dueños.
Sin embargo, la ILP Todos Iguales que proponía este mismo derecho para los niños, fue rechazada por todos los partidos en el Congreso.
Creo que con este pequeño artículo, es claro y patente que, en España, cuando hablamos de igualdad, unos son más iguales que otros.
Cuando la clase política (la vieja y la nueva) habla de igualdad, es simplemente mentira.

Sevilla, Junio de 2018.

domingo, 17 de junio de 2018

Sobre las políticas de genero (avance)

Creo que ya ha llegado la hora de replantearnos qué está pasando en nuestro país en lo que a políticas de género concierne. 

Cada día asistimos impasibles a una nueva barbarie: una mujer que se suicida porque ningún medio de protección consigue que su maltratador deje de hostigarla (y tampoco funcionaron las medidas restaurativas ni para él ni para ella); un hombre que también se suicida porque no puede más con las múltiples denuncias de su ex mujer con el único objeto de impedir que pueda estar con sus hijos; una mujer que ha decidido hacerse fuerte ante el acoso de su ex pareja y no denunciarle, ya que no cree en la justicia; un hombre que se quema a lo bonzo a las puertas de los juzgados de Viogen, desesperado, de nuevo, por la cantidad de denuncias que le ha puesto su ex pareja; un hombre que ha sido rociado con ácido quien ha tenido que llegar a esta situación para reconocer que es un hombre maltratado. 

¿Es posible que nuestros gobernantes no tengan la capacidad de sentarse a pensar, reconocer que hay algo que no solamente no está funcionando, sino que está creando una crispación social nunca vista en España y unos efectos secundarios terribles? 

¿No se dan cuenta nuestros gobernantes que las políticas de género sólo están llevando a las personas violentas a generar más violencia? 

Y, curiosamente, ¿Sólo una parte de la población, con el amparo de ciertas leyes discriminatorias junto con la mala praxis que de ellas se hace? 

Os dejo la reflexión. 

En los últimos días varias madres han asesinado a sus hijos. También habrá padres que los asesinen. Eso sí, en menor medida que ellas. Pero seguirá la agenda de género criminalizando por un lado, y ocultando por el otro.

Así se consigue reducir en la medida de lo posible, la violencia? 

A la vista de los hechos está que no.


Lo dejo aquí. Espero que sirva de reflexión para quienes deben hacerlo, ya que en sus manos está cambiar este despropósito.

Antonia M. CarrascoPresidenta Asociación GenMad

sábado, 9 de junio de 2018


Ideas para un buen acuerdo de custodia compartida y paritaria

La mediación no es sólo una forma de gestionar los conflictos.
Es una ancestral y vieja forma de ver la vida que se nos ha ido olvidando: dialogar, escuchar, hablar, reír, mirar a los ojos, pararse a pensar, comprender al otro, ponernos en su lugar etc., cosas que se nos están olvidando en nuestro quehacer diario.
Intento en este artículo explicar algunas de las herramientas que suelo usar en los procesos de mediación, cuando una pareja llega a nosotros para divorciarse. Intento hacer reflexionar a los operadores jurídicos y de la salud mental, que intervienen en estos procesos familiares, sobre algunos aspectos que no suelen tratarse en estos casos. Aspectos que nos ayudan a lograr acuerdos de divorcio, sanos y realistas.
Debemos intentar aplicar habilidades que todos poseemos para gestionar problemas y conflictos, usando sencillas herramientas que se nos van olvidando.
Casi todos los conflictos comienzan por algo pequeño que se va alimentando a sí mismo.
Nosotros intentamos hablar de aspectos que eviten, en la medida de lo posible, alimentar el problema de las partes.  Hablar de los problemas o conflictos interpersonales, solo enturbia la resolución del mismo, salvo casos puntuales. Si el nivel del conflicto es muy elevado, lo más indicado en derivar la situación a una psicoterapia.
No debemos olvidar que casi el 80% de las personas que pasan por un proceso de separación y/o divorcio, según los datos recogidos por nosotros en más de 4.000 casos, sufren una situación asimilada a la depresión o a la ansiedad. Y ello, perjudica mucho la búsqueda de soluciones, debido a la distorsión que sufren estas personas de la realidad.
Partimos de la base de cuatro premisas sobre las que trabajar:
-          Gestión del tiempo.
-          Gestión de los espacios.
-          Gestión de los recursos familiares.
-          Gestión de las emociones y percepciones.

1.- Gestión del tiempo.
Cuando comenzamos el trabajo de un divorcio, sea a través de la mediación o a través de un proceso judicial, proponemos a los clientes que elaboremos juntos un completo Plan de coparentalidad, siendo la primera variable que trabajamos la gestión del tiempo, de cada miembro de la familia, y cómo reorganizar esos tiempos de cara a la futura separación de la pareja y la construcción de dos hogares para los hijos.
Así, explicamos a las personas que acuden a nosotros para gestionar su separación y/o divorcio las cosas.
El día tiene 24 horas.
Dedicamos de media, 8 horas a dormir.
Dedicamos de media 8 horas a trabajar.
Nos quedan 8 horas de media para ser padres, madres, amantes, cocineros, limpiadores, taxistas, lectores, interlocutores de teléfonos móviles y de ordenadores, etc.

 Veamos ahora, a qué dedicamos las ocho horas que nos quedan para tener una vida familiar.



En este tiempo, debemos ser personas muy activas para poder hacer todo ello, o reorganizar las tareas de un día, y reservarlas para otro día.
Pero vemos claramente que la vida que tenemos está muy estructurada en torno a las dos tareas primordiales para vivir que son: trabajar para ganar dinero y descansar (dormir). Los demás, son tareas que nos ayudan a salir para adelante, y que muchas de ellas, son imprescindibles en la vida de las familias occidentales.
Hemos cogido como ejemplo los últimos 50 planes de coparentalidad que hemos elaborado en nuestro despacho, y hemos hecho una media ponderada.
El resultado medio, es que tanto padres como madres, antes de la separación o el divorcio, ha dedicado un 12,5% del tiempo a los hijos, de las ocho horas que tenemos para dedicarnos a su cuidado y atención.
Esto representa en términos de tiempo real, que dedicamos realmente una hora de media a los hijos. Aunque en realidad dedicamos mucho mas tiempo en proveerles de recursos, aseo, comida, transporte, etc.
Pero, casi nunca en los divorcios, ni abogados, ni psicólogos, ni jueces, ni fiscales de menores, se ocupan de conocer a que dedican los niños sus tiempos, antes de la separación de sus progenitores.
Suponiendo que los niños duermen también una media de 8 horas al día, y que van al colegio una medida entre 5 y 6 horas al día, nos quedan como mucho, 10 horas libres.
En el caso de los niños muy pequeños, estos suelen ir a una guardería una media entre 7 y 8 horas.
En el caso de niños más mayores suelen tener, además, tareas extraescolares.
O incluso, en muchos casos, debemos echar mano de cuidadores externos o abuelos.
Teniendo en cuenta todas estas variables, y otras que pueden darse, nos queda una media de 10 horas “libres” al día de los niños.
¿Qué hacen los niños o hacemos en esas 10 horas con los niños? 
Veamos:

Si hacemos un cálculo real del tiempo que pasamos de “verdad” con nuestros hijos, descubrimos que una cosa es “estar ahí” y otra cosa es estar “con ellos”
Cuando hablan de la fórmula del 50/50 para definir una custodia compartida, comprobamos que no es real esa forma de definirla, al menos en la variable “tiempo” en los divorcios.
Otra cosa es que hablemos de 50/50 en cuanto al tiempo que debemos “estar ahí para los niños” no “el estar con ellos”.
Por eso, la pregunta que hay que hacer en estos casos es:
¿Cuánto tiempo de calidad y real pasamos con los hijos, antes y después de la separación y/o divorcio?
Mucha gente opina que cuando duermen por la noche, es que eso es y un tiempo de custodia o cuidados. Pero
¿Alguno de Uds. que tienen hijos, se quedan toda la noche despiertos cuidando el sueño de sus hijos?
Yo afirmo, que cuando un niño está en el colegio, la custodia (responsabilidad de su cuidado y atención) la tiene el colegio, o el profesor.
Cuando el niño está en natación, la custodia la tiene el responsable de la piscina.
Cuando el niño está en casa de los abuelos, son estos quienes ejercen la custodia en ese momento.
Cuando un niño va a un campamento de verano, ¿quién tiene la custodia esos días?
Compartimos el cuidado de los hijos con muchas personas a lo largo de sus vidas.
Creo que cuando hablamos de custodia lo hacemos mal, y debemos ir a una redefinición de este concepto, como se intentó en España en 2012, con un proyecto de ley que hablaba de corresponsabilidad parental de los hijos tras el divorcio, esto es, un reparto equilibrado de tiempos, espacios y responsabilidades en el cuidado de los hijos.
Por ello, creo que hay que cambiar las ideas y los conceptos.
Bueno, en este caso, lo que se suele hacer es dejar a las madres como responsables cuasi únicas de todos estos tiempos de cuidados, condenándolas a seguir ejerciendo el rol mas tradicional de una mujer, como es la maternidad en exclusiva.
Los hombres en cuanto padres, tras los divorcios se convierten en “padres Burger” o como recogen muchos estudios de todos conocidos, desaparecen de la vida de sus hijos como referente educativo y vital de trasmisión de valores.
Las custodias exclusivas maternas, se trasforman en poco tiempo en una custodia excluyente. 
Muchas madres ven, como tras el divorcio, aparece un “techo de cristal” en su vida laboral y cómo a la larga eso se transforma en una “brecha salarial” insalvable.
Yo siempre digo: Si eres empresario o empresaria
¿A quién contratas?
¿A una madre con dos hijos bajo su custodia exclusiva o a un padre “visitador”?
Pero siguiendo con la variable del tiempo, creo que una forma de responsabilizar de forma coparental y equilibrada a los progenitores tras un divorcio, es repartir el tiempo de “estar ahí” y de “estar con los hijos” de forma igualitaria o mas lo cercano al famoso 50%.
Y ello, no solo es bueno para los hijos, como afirman los numerosos estudios que existen sobre ello, sino también para los padres, ya que ambos son los que al fin y al cabo se van a beneficiar de ello, pero sobre todo las mujeres, que serán tratadas de una forma igualitaria, pudiendo disponer de más tiempo para su desarrollo personal, laboral y social.
Para llegar a esta conclusión, no sólo me baso en el factor tiempo, sino que tengo en cuenta el resto de variables.
Y para terminar la variable tiempo, indico que no comprendo por qué cuando se otorga una custodia monoparental, se otorga también de “derecho” del progenitor no custodio a la mitad de las vacaciones escolares. Esto es, que cuando los niños están de vacaciones, si existe una custodia compartida igualitaria a nivel temporal.
Nadie me explica de forma razonada el por qué cuando el niño regresa al colegio, debe perder el cuidado compartido de su padre y de su madre, si se considera que es bueno en vacaciones.
Se habla de estabilidad en las rutinas, y que la custodia compartida no favorece la estabilidad de dichas rutinas. Lo cierto es que los niños en vacaciones, también tienen rutinas.
Se me argumenta que es que los niños deben tener la misma hora de baño, cena y cuento. O es que ¿acaso los hombres son incapaces de bañar, dar de cenar y contar un cuento a sus hijos?
Los niños, cuando van a al colegio, tienen unas rutinas fijas, pero tanto un padre como una madre pueden practicar y realizar dichas rutinas.
Se nos dice, sin expresarlo que es que el padre es “incapaz” de cuidar de forma rutinaria a sus hijos y se les da unas visitas. Pero entonces ¿por qué si es tan incapaz de llevar a acabo esas rutinas, se le permite en las visitas?
Si es incapaz, lo será todo el tiempo.
Bueno, pasamos a exponer la segunda variable en que la que trabajamos cuando hacemos un plan de coparentalidad, sea en mediación o en un divorcio adversarial.
Para terminar, y emulando a Doctor Jan Piet H. de Man,  quiero que reflexionen sobre la percepción que Uds. tienen como adultos del tiempo:
¿Recuerdan cómo percibían el tiempo de vacaciones del colegio cuando eran niños?
Y ahora: ¿les parecen tan largas las vacaciones laborales?

2º- Gestión del Espacio.

Los niños perciben los espacios de una forma muy diferente a los adultos.
Hagamos un ejercicio mental: Volvamos a nuestra infancia y recordemos cómo era el patio de recreo del colegio. Y ahora, regresemos al presente, y pensemos en su visión como adultos.
¿A que en su infancia les parecía mucho mas grande que ahora?
Con este pequeño ejercicio, intentamos que los padres se pongan en el lugar del hijo, tras el divorcio, y cómo va a sentir el hijo, el espacio en el que moverá tras la separación de sus padres.
Hagamos otro ejercicio:
Pensemos en nuestra infancia y cuan largo era el trayecto desde casa al colegio. Aquella calle que nos aparecía larguísima.
Y ahora que transitamos por ella como adultos, tenemos la percepción que es mucho menos distancia y que aquella calle, no era tan larga.
Los niños, suelen vivir y moverse por espacios muy limitados.
Los padres, cuando viven juntos, tienden a evitarles viajes largos y tediosos. Los niños se ponen muy nerviosos en trayectos largos.
Sentimos pena en un avión, cuando escuchamos llorar a niño pequeño en la cabina.
Una vez, que creo que les he convencido sobre que los niños perciben los espacios de forma muy distinta a los adultos que se divorcian, y los adultos que los divorcian (abogados, jueces, psicólogos, etc.) paso a explicar nuestro trabajo en la gestión de los espacios:
Los niños suelen vivir en un territorio muy controlado, y en el proceso enseñamos a los padres un mapa de los espacios en el que se mueven sus hijos:


Hacemos cálculos de los kilómetros que hacían los niños al día y el tiempo que empleaban en los distintos traslados en sus vidas antes de la separación de sus padres.
Luego hacemos el cálculo de las mismas variables, pero en dos supuestos: en custodia monoparental y en custodia compartida, y los resultados son espectaculares.
Resultan que un niño en este caso en particular hacia una media de 120 kilómetros a la semana, en sus desplazamientos, y una media de 5 horas a la semana, debido al tráfico, lo pasaba en el coche de su madre o de su padre.
En custodia materna exclusiva, la distancia recorrida pasaba a algo más de 200 kilómetros a la semana y a más de siete horas en el coche.
El cálculo en custodia compartida semanal, era de unos 140 kilómetros y se quedaba en cinco horas el tiempo de los desplazamientos.
Esto es, que el niño sufría más el impacto de una custodia exclusiva materna, que en una custodia compartida semanal. Influyó mucho el hecho, de que el padre buscó una casa cerca del colegio y de las actividades extras del hijo.
Pero ¿Cómo eliminamos tanta distancia y tiempo de un modelo de custodia a la otra?
Tenemos que partir de la base que en una custodia monoparental, el otro progenitor tiene en España un régimen estandarizado de visitas, consistente en fines de semana alternos desde viernes tarde hasta domingo tarde, con pernoctas viernes y sábado. Además, tiene visitas desde dos a cuatro horas dos tardes a la semana, que suelen ser martes y jueves.
La explicación es muy sencilla. Lo vemos en el calendario que hicimos en 2016 de esta familia.
En el primer calendario, hemos puesto en rojo las dos veces que el niño se desplaza, porque el padre lo recoge y lo devuelve a la casa de la madre. En verde los días que solo hay una transición de un hogar al otro, viernes recoge y entrega los domingos. Hemos calculado también la mitad de vacaciones quincenales en verano y la mitad de navidad y semana santa española. El resultado es que el niño debe someterse a 210 cambios, desplazamientos en coche, tráfico, etc.
En el segundo calendario, lo que hemos puesto es una custodia compartida por semanas alternas desde el viernes a la salida del colegio, hasta el viernes siguiente a la entrada al colegio.
Al ser recogidas y entregas en días distintos, solo hay una transición en verde.


Esto es, que un niño con este sistema solo debe cambiar 49 veces al año, de contexto familiar.
Pero es que además hay otra ventaja en este sistema.
En el primero, lo usual es que el niño sea recogido y devuelto a la casa de la madre. Esto es, que a los desplazamientos rutinarios que tenía previamente, se añaden los desplazamientos de recogida y entrega del niño a la madre.
En el segundo el niño mantiene prácticamente los mismos desplazamientos anteriores a la separación, solo que cambian las distancias, ya que el padre vive en otro lugar.
Pero hay otros factores a tener en cuenta, que benefician al niño y a los padres, con el sistema de custodia compartida semanal, a saber:
1º.- El niño es recogido y entregado en un contexto natural, el colegio. Y no sufre la cosificación de las entregas y recogidas, como una cosa, en casa de su madre.
2º.- Con el sistema semanal, al niño se le trasmite una idea de corresponsabilidad parental de lo que es la función de llevar y recoger a un hijo del colegio. Esto no existe, en la custodia monoparental, ya que es una función exclusiva de un solo progenitor.
3º.- Con el sistema semanal los viernes, el niño y el progenitor tiene todo el fin de semana de adaptación al nuevo medio familiar y organizar la semana completa.
4º.- Con el sistema de visitas martes y jueves, los padres no pueden compartir actividades con su hijo, sino que uno lo llevará a la academia de inglés los lunes siempre, y el otro siempre lo llevará a la piscina los jueves. Con el sistema semanal, comparten y se coordinan mejor y están ambos informados de como va el hijo en inglés y en la piscina.
5º.- El niño crece en un contexto igualitario de reparto real de tareas entre madre y padre.
6º.- El niño mantiene las mismas rutinas en una casa que en otra. Come, juega, cena, se baña y se va a la cama a las mismas horas, porque tienden a coordinarse solas estas rutinas.
7º.- El niño tiene la oportunidad de tener el mismo contacto con la familia extensa paterna y la materna.
Los datos nos dicen que, este tipo de forma de reorganizar la vida de la familia, produce solo un 5% de efectos secundarios iatrogénicos, mientras que los sistemas de custodia monoparental, producen un 95% de los efectos secundarios.

3º- Gestión de los recursos económicos

En los tribunales se suelen poner una pensión de alimentos para los niños, y cada vez menos una pensión para la exmujer, cuando ésta no tiene ingresos o los suyos son muy bajos en relación a los ingresos del esposo.
En este caso, es importante hacer una tarea muy fácil, que es realizar una relación de ingresos y gastos de la familia en su conjunto:
Es muy importante comprobar cuánto va a costar tener dos hogares.
Independientemente del modelo de custodia, debemos conocer cuánto cuesta vivir en una casa y en la otra.
Los niños van a pasar tempo en una casa y en la otra, y no es lo mejor para ellos que tengan un hogar con todas las necesidades cubiertas, y la otra casa no las tenga.
Así, partimos de la base de que, de los ingresos de ambos progenitores, salen el coste de ambas casas, como primer gasto a tener en cuenta (derecho a la vivienda digna)
En España existía una ley que luego se derogó por cuestiones políticas, que establecía que el progenitor que se quedaba en la vivienda familiar, debía abonar una compensación mensual al progenitor que la abandonaba.
 Esta ley, permitió que muchas parejas llegaran a acuerdos de divorcio mucho más óptimos y con menos niveles de conflicto.
Al desaparecer la lucha por la casa familiar de los procesos, quedaba menos cosas por las que ir a juicio.
En segundo lugar, se calculan los gastos reales que produce cada hijo a la familia, y se llega a un acuerdo de una cantidad exacta mensual.
Según los ingresos netos de uno y otro progenitor, quitando previamente los gastos de cada casa, se calcula la proporción de ambos ingresos netos.
Existen parejas con economías muy complejas, pero la mayoría suelen tener una economía muy simple, por ello ponemos un ejemplo muy sencillo y de tipo medio:


Tras esto, restamos los costes de las dos casas a cada progenitor de sus ingresos.

Una vez realizada esta operación, calculamos el porcentaje de cada progenitor sobre el total e ingresos de la familia de su neto líquido:



Sean cuales sean los gastos de los niños, de cada 100 euros que deban aportar, el padre pagará 68 euros y la madre 32 euros.


Así, cada economía parental sostendrá de forma proporcional a los niños.
De todas formas, aprovechamos estas sesiones de mediación en los divorcios, para hacer un replanteamiento de los gastos que tienen las familias, y comprobamos los gastos superfluos, o se decide cambiar el coche por uno menos costoso. O se decide vender alguna propiedad común (casa de vacaciones), etc… y así podemos trabajar con una economía más real, para poder mantener dos hogares y, que los niños, no pierdan calidad de vida la mayoría de sus vidas.
En custodia compartida o monoparental, los cálculos deberían ser los mismos, porque al final, los niños deberán tener dos hogares.
Como comprenderán estas explicaciones, son muy someras, pero creo que hacen una idea del trabajo que hay que hacer cuando llevamos un divorcio en mediación.  

4º.- Gestión de las emociones y las percepciones

En mediación y en los divorcios, deberían desaparecer las causas del mismo. Esto es, debemos huir de los conceptos decimonónicos de la culpa, salvo pacto matrimonial.
No podemos gestionar emociones, ni la culpa, ni la ira, ni las ganas de venganza, porque todo ello son obstáculos que a la postre, perjudican gravemente a los hijos.
Para ello, están los psicoterapeutas.
Una de las cosas que debemos dejar clara y patente en esta fase del proceso, es explicar algunos conceptos e ideas preconcebidas, que se usan de forma irresponsable y equivoca, en los procesos de separación y/o divorcio.
Por ejemplo:


Independientemente de todo ello, es muy importante gestionar las respuestas ante el conflicto de la separación, y comprobar si de verdad existe una posición neutra e igualitaria entre las partes. También debemos estudiar y estar atentos a las respuestas masculinas y femeninas en cada aspecto del conflicto de separación. La percepción de los hombres y de las mujeres frente al conflicto es muy distinta, y además gestionan sus respuestas de forma muy diferente.
No podemos mediar en casos en los que una de las partes es víctima de maltrato, o es presionada por la otra de alguna forma. Hemos comprobado que muchos procesos de mediación fracasan, porque las mujeres se agarran a los privilegios que les da la ley, y los hombres se sienten tratados de forma muy discriminatoria, y abandonan el proceso de mediación.
Por ello, aportamos algunas ideas, para que la mediación pueda tener cierto éxito.


En los casos en los que el conflicto se circunscribe solo a la situación puntual en el tiempo de la ruptura de la pareja, es posible mediar.
Así, para evitar los efectos secundarios tan nocivos que producen hoy los divorcios, se nos ocurre que hay que sacar a los niños de la ecuación de los divorcios.
No debemos olvidar que quien se queda con la custodia de los niños, se queda con la casa y una pensión alimenticia.
Debemos orientar a las familias que se separan, a aceptar que el cuidado de los hijos es corresponsabilidad de ambos progenitores.
¿Cómo sacamos a los niños del divorcio legalmente?
Sería necesario promocionar como derecho de los niños a nivel universal o europeo, el derecho a ser cuidado y atendido por ambos progenitores en casos de divorcio.
Si en las leyes de protección de menores de cada estado establecemos que la custodia compartida es un derecho del niño y que en caso de divorcio el niño tiene derecho a ser cuidado y atendido por igual por ambos progenitores, sacamos a los niños de las leyes de divorcio.
En ésas mismas leyes de protección de menores, se articula qué hacer cuando un progenitor puede ser un riesgo para el niño, y sólo en estos casos, este derecho del niño puede ser vulnerado.
Si además en las leyes sacamos la casa familiar de los divorcios, el nivel de divorcios conflictivos disminuiría drásticamente.
Así se hizo en la Comunidad Autónoma región de Valencia en España, en el sentido que, si un progenitor se queda con la casa familiar, debe pagar al otro una compensación mensual para poder tener otra casa. Con este sencillo sistema, se logró que el nivel de casos adversariales bajara mucho, y lo que es mejor, que muchas parejas se pusieran de acuerdo en vender las propiedades comunes de inmediato, desapareciendo la lucha en los tribunales por “quedarse con la casa”.
Creo que es importante que, las legislaciones sobre divorcios de los países deben simplificarse cada vez más, y deben desarrollarse las leyes de protección de los niños en estos casos.
Si la custodia compartida es un derecho del niño, la búsqueda de una solución sobre su sostenimiento económico, se hace más fácil.
Si además, se establece que se debe garantizar que los niños deben tener acceso a dos hogares dignos (compensación a quién abandona la casa), en estos casos, también la solución es más fácil.
Y si, además, desvinculamos el derecho a quedarse con la casa de la custodia, la lucha por la casa dejará de ser un problema.
Creo que es necesario establecer claramente en cada ley de divorcio que ambos progenitores parten de una situación de igualdad de facultades y responsabilidades para con los hijos en todos los aspectos, incluso las de leerles un cuento al dormir.
Creo firmemente, por los pequeños estudios longitudinales que hemos hecho en nuestro despacho, que la custodia compartida es una herramienta que ayuda a:
1º.- Fomentar la pacificación de las vidas de los niños en los divorcios.
2º.- Fomentar un modelo de igualdad real entre hombres y mujeres, en cuanto madres y padres que son.
3º.-Fomentar a que desaparezca de forma parcial la brecha salarial entre hombres y mujeres, ya que la maternidad ya no será un obstáculo, para el desarrollo profesional de las mujeres
4º.- Por el mismo motivo, se reduce el techo de cristal de las mujeres.
5º- Logramos que los niños crezcan en un entorno en el que, hombres y mujeres son iguales en todos los aspectos legales.
6º.- Logramos, en definitiva, padres más felices y con igualdad de oportunidades, y a padres más felices = niños más felices.

EPILOGO:

Si no creamos leyes y prácticas judiciales igualitarias en los divorcios, la mediación nunca será una buena herramienta, mientras exista una parte que perciba que, con la mediación, puede ganar y la otra parte, perciba que pueda perder.  
Por eso, la mediación no se abre paso en nuestro país, ni en otros occidetales.
Los datos son los datos:


En términos porcentuales los datos son que menos de 1 de cada 100 procesos de mediación, alcanzan acuerdos. Desconocemos si ése uno por ciento, tienen efectos iatrogénicos o no, ya que en nuestro país no se estudia los efectos a medio o largo plazo, de los convenios de divorcio mediados.

Jose Luis Sariego Morillo



viernes, 11 de mayo de 2018

Sentencia Pontevedra ordena restitucion de menor sustraido ilícitamente

Fuente Jl Cembrano (Aeafa)
XDO. PRIMEIRA INSTANCIA N. 5
PONTEVEDRA
SENTENCIA: 00069/2018
C/FCO. TOMAS Y VALIENTE S/N
Teléfono: 886.20.64.07-6-5-4, Fax: 886.20.64.08
Equipo/usuario: PV
Modelo: S40000
N.I.G.: 36038 42 1 2018 0001101
SIM SUSTRACCION INTERNACIONAL DE MENORES 0000178 /2018
Procedimiento origen: SUSTRACCION INTERNACIONAL DE MENORES 0001117 /2017
Sobre OTRAS MATERIAS
DEMANDANTE D/ña. SILVANO
Procurador/a Sr/a. JOSE ANTONIO FANDIÑO CARNERO
Abogado/a Sr/a. FLORA CARMEN CALVO BABIO
DEMANDADO D/ña. CASTA
Procurador/a Sr/a. MARIA MERCEDES PEREIRO DOMINGUEZ
Abogado/a Sr/a. INMACULADA FERNANDEZ-NESPRAL CERVERA
SENTENCIA
En Pontevedra a 4 de mayo de 2018.
Vistos por mí, Dña. Mª del Mar Felices Esteban, Magistrada-Juez del Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Pontevedra, los autos de SUSTRACCIÓN INTERNACIONAL DE MENORES nº 178/18 a instancia de D. SILVANO representado por el Procurador D. Jose Antonio Fandiño Carnero y asistido por la Letrada Dña. Flora Carmen Calvo Babio, contra Dña. CASTA, representada por la Procuradora Dña. Mercedes Pereiro Domínguez y asistida de la Letrada Dña. Inmaculada Fernández Nespral Cervera, y el Ministerio Fiscal, en la representación que le es propia.
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Procurador D. Jose Antonio Fandiño Carnero, en nombre y representación de D. SILVANO se presentó demanda de sustracción internacional de menores, contra Dña. CASTA, representada por la Procuradora Mercedes Pereiro Domínguez Gamallo en solicitud de restitución del menor ARISTONICO a su lugar de residencia habitual –Portugal-Lisboa-.
SEGUNDO.- El 27 de marzo de 2018, por decreto se acordó requerir a la demandada para la entrega voluntaria del menor, y no haciéndolo, se convocó a la celebración de la comparecencia prevista en el artículo 778 quinquies de la LEC; por el demandante se reiteró su petición de restitución; la parte demandada, se opone a la restitución por los motivos alegados y que constan en la grabación, y tras la práctica de la prueba, las partes concluyeron en apoyo de su pretensión, informando el Mº Fiscal a favor de la restitución, entendiéndose que nos encontramos ante un traslado y retención ilícitos, quedando los autos conclusos para dictar la resolución pertinente.
TERCERO.- El día 3 de mayo se dictó auto de medidas cautelares en cuya parte dispositiva se acordaba "1.- El menor ARISTONICO, podrá estar en compañía de su padre D. SILVANO, en principio los viernes de cada semana (o el día y hora y con la periodicidad que la técnico del Equipo Psicosocial adscrito a este Juzgado en Pontevedra considere adecuado, habida cuenta de la edad del menor, tiempo transcurrido sin ver a su padre y distancia del domicilio paterno), en las dependencias del Equipo Psicosocial. Dicha visita tendrá la duración que se considere adecuada por la Técnico del Equipo. La primera visita se hará coincidir con la de celebración de la vista -Miércoles 2 de mayo de 2018-aprovechando que el padre se encuentra en España.
2 Se PROHÍBE la salida del territorio nacional, del menor ARISTONICO, salvo autorización judicial previa, así como la expedición del pasaporte o retirada del mismo, si ya se hubiere expedido, debiéndose solicitar autorización judicial previa para cualquier cambio de domicilio que afecte a dicho menor
CUARTO.- En la sustanciación de este procedimiento se han observado las prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- El artículo 778 quinquiés. 9. Dispone que celebrada la vista y, en su caso, practicadas las pruebas pertinentes, dentro de los tres días siguientes a su finalización, el Juez dictará sentencia en la que se pronunciará únicamente sobre si el traslado o la retención son ilícitos y acordará si procede o no la restitución del menor a la persona, institución u organismo que tenga atribuida la guarda y custodia o su retorno al lugar de procedencia para permitir al solicitante el ejercicio del régimen de estancia, comunicación o relación con el menor, teniendo en cuenta el interés superior de éste y los términos del correspondiente convenio o de las disposiciones de la Unión Europea en la materia, según el caso. La resolución que acuerde la restitución del menor o su retorno establecerá detalladamente la forma ý el plazo de ejecución, pudiendo adoptar las medidas necesarias para evitar un nuevo traslado o retención ilícito del menor tras la notificación de la sentencia.
Por un lado, el precepto recuerda de nuevo que para la adecuada solución del presente caso habrá de partirse del principio general aplicable en la materia cual es que el interés superior de los menores primará sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir. Dicho principio tiene su reflejo constitucional en el artículo 39 de la Constitución, y regula la Ley Orgánica 1/1996, de 13 enero, de Protección Jurídica del Menor, que contiene en sus artículos 2 y 11.2 a), que se citan como ejemplo, además aparece en numerosos artículos del Código Civil, así, el 92, 93, 94, 154, 158, 161 y 163, y la propia jurisprudencia lo resalta, así las SSTS de 3 de diciembre de 1982, 2 de mayo de 1983 y 12 de diciembre de 1992; bien del menor, que trasciende también en diversos Tratados Internacionales, como la Convención de los Derechos del Niño, de Naciones Unidas, de 20 de noviembre de 1989, ratificada por España el 30 de noviembre de 1990, así como en la Carta Europea de los Derechos del Niño, aprobada por el Parlamento Europeo, Resolución A3-0172/92.
Por otro, el precepto remite a los convenios y disposiciones de la Unión Europea aplicables, en el caso que nos ocupa deberemos estar al Reglamento (CE) 2201/2003 de 27 de noviembre de 2003, relativo a la competencia judicial, reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental. Convenio nº XVIII de la Conferencia de La Haya sobre los aspectos civiles de la sustracción de menores de 25 de octubre de 1980.
En concreto es el artículo 3 del referido Convenio el que señala que el traslado o la retención de un menor se considerarán ilícitos:
a) cuando se hayan producido con infracción de un derecho de custodia atribuido, separada o conjuntamente, a una persona, a una institución, o a cualquier otro organismo, con arreglo al Derecho vigente en el Estado en que el menor tenía su residencia habitual inmediatamente antes de su traslado o retención; y
b) cuando este derecho se ejercía de forma efectiva, separada o conjuntamente, en el momento del traslado o de la retención, o se habría ejercido de no haberse producido dicho traslado o retención.
El derecho de custodia mencionado en a) puede resultar, en particular, de una atribución de pleno derecho, de una decisión judicial o administrativa, o de un acuerdo vigente según el Derecho de dicho Estado
Y el artículo 5 dispone que a) el "derecho de custodia" comprenderá el derecho relativo al cuidado de la persona del menor y, en particular, el de decidir sobre su lugar de residencia;
b) el "derecho de visita" comprenderá el derecho de llevar al menor, por un periodo de tiempo limitado, a otro lugar diferente a aquel en que tiene su residencia habitual.
SEGUNDO.- En el presente caso, la parte demandante interesa la restitución inmediata del menor ARISTONICO al país que ha constituido su residencia habitual, ante el traslado y retención presuntamente ilícitos que ha llevado a cabo la madre, la cual habría trasladado la residencia del menor, de forma unilateral, desde Lisboa a Vigo-Pontevedra; alega que la madre se llevó al menor a España sin comunicación ni consentimiento del padre.
La parte demandada se opone a la restitución; reconoce que el menor tenía su residencia en Lisboa, que el traslado a Vigo no fue consentido por el padre habiéndolo decidido de forma unilateral la madre. Sin embargo, alega como motivo de oposición el artículo 13 del Convenio de la Haya ante la existencia de grave riesgo para el menor si se acordara su retorno. Por otro lado, se alega los perjuicios que podría suponer para el mismo la separación de la figura materna siendo aún lactante.
Por tanto se debe de partir de los siguientes hechos no controvertidos así como acreditados por la documental que obra en el expediente:
1.- D. SILVANO (Español) y Dña. CASTA (Española) fueron pareja sentimental desde febrero de 2014, y en junio del año 2014 decidieron de común acuerdo trasladarse a Lisboa y fijar allí su residencia, en concreto en XXXXX. El día 30 de mayo de 2016 nació ARISTONICO, fruto de dicha relación. La residencia de ARISTONICO desde su nacimiento hasta el momento inmediatamente anterior al traslado fue XXX Lisboa.
2.- El menor residió en Lisboa hasta el 1 de septiembre de 2017, día en el que Dña. Adela, sin consentimiento ni conocimiento de D. Pedro, trasladó su residencia y la del menor a España –Vigo-, fijando allí su residencia y escolarizando al menor en una Escuela Infantil, todo ello de forma unilateral.
3.- El día 1 de septiembre de 2017 Dña. CASTA interpone demanda de medidas paterno filiales ante los Juzgados de Vigo, turnada al Juzgado de Primera Instancia n.° 12 de Vigo.
4.- El 11 de septiembre de 2017, el hoy demandante denunció ante la Autoridad Central en Portugal el traslado ilícito del menor, que fue comunicado a la Autoridad Central Española y dio lugar a la interposición de demanda de restitución a instancia del Abogado del Estado. (doc 18 a 20). Dicha demanda dio lugar a la incoación del procedimiento de SIM 1117/2017 en el presente Juzgado, de la que se desistió por la parte actora y, tras los traslados oportunos, se dictó decreto acordando el archivo del procedimiento en fecha 18 de enero de 2018.
5.- El 26 de marzo de 2018 el actor, debidamente representado por Procurador y asistido de Letrado, interpone nueva demanda de restitución.
6.- El menor no ha podido ver a su padre desde el traslado -1 de septiembre de 2017- hasta el día de celebración de la vista (ocho meses en su corta edad de 21 meses).
7.- Dña. CASTA no ha denunciado ante ninguna autoridad ni portuguesa ni española a D. SILVANO por hechos que pudieran constituir delito de violencia de género –contra ella- o violencia en el ámbito familiar -malos tratos- hacia el menor.
Partiendo por tanto del reconocimiento de que la residencia del menor, inmediatamente anterior al traslado, era Lisboa y del reconocimiento de que el traslado del mismo por su madre no fue consentido por el padre, se concluye que se ha producido una alteración del domicilio y residencia del menor, decisión que forma parte del contenido de la patria potestad, ello según el código civil portugués artículo 1901 y ss -dentro del Título III, Capítulo II Sección II Subsección IV relativa al ejercicio del poder parental-, y que por tanto exigiría consentimiento de ambos progenitores, y en su defecto resolución judicial. En consecuencia es preciso por tanto declarar la ilicitud de dicho traslado y entrar a valorar si debe o no estimarse la circunstancia alegada como causa de oposición.
TERCERO.- A) Grave riesgo para el menor. El artículo 13 del Convenio de la Haya dispone que "No obstante lo dispuesto en el artículo precedente, la autoridad judicial o administrativa del Estado requerido no está obligada a ordenar la restitución del menor si la persona, institución u otro organismo que se opone a su restitución demuestra que: a) la persona, institución u organismo que se hubiera hecho cargo de la persona del menor no ejercía de modo efectivo el derecho de custodia en el momento en que fue trasladado o retenido o había consentido o posteriormente aceptado el traslado o retención; o b) existe un grave riesgo de que la restitución del menor lo exponga a un peligro grave físico o psíquico o que de cualquier otra manera ponga al menor en una situación intolerable"
La madre alega situación grave de maltrato por parte del padre durante su estancia en Lisboa. Refiere una "total imposibilidad de una convivencia mínimamente soportable con el demandante por la situación de violencia y maltrato sufrido". Que dicha situación también era intolerable para el menor, el cual, lactante, tenía absoluta dependencia con la madre. El padre niega la veracidad de los malos tratos tanto psíquicos como físicos.
De la prueba practicada debe concluirse que no ha sido suficiente para entender que concurre la excepción alegada.
En primer lugar durante su interrogatorio Dña. CASTA reconoció que ninguna denuncia había interpuesto contra el hoy demandante por maltrato, ni en Portugal ni en España. Por otro lado, no consta ni en Portugal ni en España procedimiento alguno penal. Por el contrario, si consta como primera actuación llevada a cabo por Dña. CASTA en España la interposición de una demanda civil –el 1 de septiembre de 2017-; recién llegada de Lisboa y con un supuesto estado de estrés y angustia. Ello acredita que la demanda ya estaba preparada, y con la presentación ante los Juzgados de Vigo, se evidencia un intento de alteración de la competencia de los tribunales que deban de conocer sobre las medidas paterno filiales a adoptar.
Se alega que ya en Portugal se acudió a la Unidade de Apoio a Vítima Migrante y que en España acudió al CIM de Vigo y que actualmente está bajo seguimiento de psicóloga derivado de la situación vivida con el demandante.
En apoyo de su pretensión se presentó informe pericial de la psicóloga forense Dña. Maite Villar la cual en informe de 20 de diciembre de 2017, ratificado en el acto de la vista, concluye que "la sintomatología ansioso-depresiva que Dña. CASTA sufre actualmente tiene su origen en los posibles malos tratos físicos y Psicológicos recibidos de su ex pareja D. SILVANO. Se le diagnostica fobia social, presenta sintomatología Ansioso Depresiva, miedo recurrente a encontrarse con su expareja y baja autoestima." También declaró en el acto de juicio la psicóloga que actualmente realiza el seguimiento de Dña. CASTA, Sra. Martínez, la cual declaró que actualmente Dña. CASTA está asistiendo regularmente a sesiones semanales.
Frente a dicho informe, la parte demandante presenta informe pericial de Dña. Deborah Calvo Rodríguez y D. José María Caballero Pacheco, ambos Psicólogos especialistas en psicología clínica, de fecha 20 de marzo de 2018, debidamente ratificado y aclarado en la vista, en cuyas conclusiones se destaca:
Respecto del demandante conclusión 1) Que SILVANO no padece trastorno mental ni alteración en la personalidad. Personalidad de estilo narcisista, ajustada y dentro de los parámetros de la salud. Conclusión 4) Psicométricamente sincero, es decir no hay simulación ni disimulación. Concluyen que ni de la exploración clínica ni de las técnicas de psicodiagnóstico aparecen rasgos, hábitos, o signos de patología o disfunción, no encontramos por tanto elementos cínicos que malogren o disminuyan las capacidades naturales de competencia parental. D. SILVANO no padece alteraciones psíquicas, y psicométricamente presenta adecuadas capacidades. Respecto de la demandada conclusión 11) y en relación a las conclusiones de la perito Sra. Villa se mantiene que en el informe elaborado por ésta se recogen las pruebas manipulables o falseables y se ha obviado la presencia de alteraciones que involucran al pensamiento y a la interpretación de la realidad (paranoia), se ha obviado rasgos de la personalidad estrechamente relacionables con la tendencia a la manipulación (Histeria, y Desviación Psicopática) y se ha obviado una elevada distorsión de la propia imagen detectada por las únicas pruebas que pueden detectarla.
Ambos peritos, tras ratificar sus conclusiones y con menos tecnicismos, manifestaron que las pruebas realizadas por la Sra. Villar eran adecuadas, pero que las pruebas clínicas no se correspondías con las psicométricas, que dichos resultados no se correspondían con las conclusiones alcanzadas. En concreto, que la prueba realizada más fiable detecta que no hay ansiedad y paralelamente, en las únicas pruebas con peso específico de fiabilidad forense, se obtienen puntuaciones muy elevadas en la escala de Paranoia, esto es, tendencia patológica a interpretar la realidad de manera distorsionada.
En principio ambas periciales son absolutamente contradictorias si bien debe darse mayor credibilidad a la pericial de la parte actora. En primer lugar por la minuciosidad y rigor técnico no sólo de sus propias conclusiones sino también la minuciosidad con la que se describen las contradicciones en las que incurre el informe de la demandada. En segundo lugar y principalmente porque resulta conforme con la pericial que se ha elaborado por la Técnico del Equipo Psicosocial Dña. Marta Rivas Rodríguez, la cual goza de la plena objetividad de la que carecen los dos informes de parte. Así, Dña. Marta Rivas Rodríguez afirma en el folio 7 del informe "En relación a las posibles secuelas psicológicas sufridas... sin embargo no se aprecian con la gravedad sintomatológica propia de un Trastorno de Estrés Postraumático, ni que generen una alteración de ánimo significativa. Esta impresión diagnóstica es corroborada al no encontrar correlato en puntuación psicométrica ni en los resultados de las prueba utilizada en la presente valoración pericial, ni en los resultados de las pruebas informadas, adaptadas al ámbito pericial/forense, que consta en el informe pericial de parte aportado por Dña. CASTA." Concluye al folio 8 del informe que "no se puede objetivar la existencia de una huella o secuela específica en Dña. CASTA criado del Rey en relación de posible maltrato vivido en el seno de la pareja."
La Técnico del Equipo Psicosocial ratificó en el acto de la vista y confirmó estar conforme con las conclusiones de los peritos de la parte actora en cuanto a las contradicciones apreciadas en la pericial de la demandada. Fue interrogada expresamente sobre la posibilidad de que la huella o secuela en Dña. CASTA se hubiera diluido por el trascurso del tiempo, a lo que la misma manifestó que no sólo tuvo en cuenta la información y estado de la demanda a la hora de elaborar el informe sino la información recabada por la prueba clínica de personalidad realizada a Dña. CASTA (MCMI-III Inventario Clínico Multiaxial de Millon). En concreto se hace también mención, como información colateral al informe de 7 de diciembre de 2017 de la APAV, al informe y pruebas de la Sra. Villar, la contrapericial aportada por el padre, así como a la información suministrada por el CIM de Vigo.
De lo anterior se concluye que no se ha practicado prueba suficiente sobre los presuntos malos tratos y mucho menos sobre la situación de riesgo para el menor. No sólo no se ha acreditado que ha existido situación de maltrato respecto de la demandada, sino que respecto del menor la pericial aportada por la parte actora es suficiente para diluir cualquier duda sobre la capacidad del Sr. SILVANO para preservar cuidados, cubrir las necesidades básicas del menor, marcar directrices educacionales y proporcionar afecto conforme a parámetros de salud evolutiva. (conclusión Cuarta del informe).
En conclusión, la excepción del art. 13 b) del Convenio de la Haya de 1980 debe ser probada y la prueba aportada es insuficiente. No puede por tanto apreciarse la concurrencia de la excepción contemplada en el apartado b) del art. 13 del Convenio.
B) Corta edad del menor y el interés superior del menor.
Recuerda la Jurisprudencia menor-SAP de Barcelona, Civil sección 18 del 03 de octubre de 2017 – que tal y como se recoge en el Informe explicativo del Convenio al referirse a la filosofía del mismo "entre las manifestaciones más objetivas de lo que constituye el interés del menor está su derecho a no ser trasladado o retenido" y que los dos objetivos del Convenio -uno preventivo, el otro destinado a lograr la reintegración inmediata del niño a su entorno de vida habitual- responden en su conjunto a una concepción determinada del interés superior del menor". Es decir, el Convenio identifica el interés del menor con la permanencia del mismo en el Estado de su residencia habitual al cuidado de los dos progenitores salvo que acuerden el cambio, y que es contrario a su interés el traslado sin el consentimiento de ambos progenitores cuando la ley o la decisión judicial lo exija, salvo que concurran las excepciones que el propio Convenio contempla y que recoge el art. 13, excepciones.
Según lo anterior el interés de AISTONICO pasa por la restitución a su residencia habitual. La Sentencia referida hacía mención a un supuesto de hecho similar en el que se alegaba vía artículo 13 del Convenio malos tratos y perjuicio ante la corta edad del menor.
También en el presente supuesto y ante esta eventual restitución, la demandada apela a la corta edad de menor, lactante y que ha creado un vínculo afectivo con la madre que debe ser mantenido, dado que de lo contrario se crearía una situación de desprotección; se presenta documental médica en el acto de la vista –de fecha 16 de abril de 2018- en el que se informa que el menor aún es lactante. Al respecto debe destacarse que el menor el próximo 30 de mayo cumplirá 2 años, por lo que la edad de lactancia recomendada está más que superada. En cualquier caso, y de ser voluntad de la madre mantener esta lactancia durante más tiempo, no se han acreditado razones que justifiquen la imposibilidad de que la madre acompañe al menor a Portugal, acompañada de familiar con el que se sienta amparada, para completar el periodo de adaptación necesario para retomar el vínculo paterno, roto por su exclusiva voluntad y que se está intentando restablecer desde el día de ayer con un régimen de visitas cortas y continuas y por supuesto con supervisión de un Técnico del Equipo Psicosocial.
No se cuestiona el vínculo afectivo con la madre, si bien no debemos olvidar y dar la misma importancia del vínculo afectivo con el padre, que lamentablemente y a la corta edad de quince meses se rompió.
Se suele presumir tradicionalmente una mayor capacidad en la mujer para cuidar de los hijos (en sus primeros meses de vida), que tiene su base en la práctica tradicional de reparto de funciones en la familia y en la realidad biológica del primer periodo de vida de los hijos en los casos de lactancia materna. Más en el caso de autos dicho primer periodo de crecimiento ya está superado y ni siquiera se ha alegado que el padre se desentendiera de los cuidados del menor desde su nacimiento. Por otro lado, denegar la restitución por dicho motivo implicaría dar amparo jurídico a una conducta que no lo merece –decisión unilateral de alteración de residencia-; tan sólo estaría justificado si se hubiera acreditado riesgo alguno para el menor, pero en el presente caso tanto los peritos de parte, como la propia perito del Equipo han descartado dicho peligro y riesgo.
Por lo anterior, atendiendo a que no se ha practicado prueba suficiente que acredite el consentimiento dado por el padre a dicho cambio de residencia, y constituyendo, XXXX hasta el momento inmediatamente anterior al traslado y retención, todo el entorno del menor, no existiendo causa alguna que justifique la no restitución del mismo, se entiende procedente declarar que el traslado y retención del menor son ilícitos, y en consecuencia debe procederse de forma inmediata a la restitución del menor al lugar que, en el momento inmediatamente anterior al traslado, fue su residencia habitual –Lisboa.
Una vez firme la presente resolución, el menor deberá ser entregado por la madre al padre, el día que de común acuerdo establezcan, y, en defecto de acuerdo, se fija el lunes inmediatamente después de la firmeza de la presente resolución, a las 11 de la mañana en la sede de este Juzgado, poniéndose en conocimiento de la parte demandada que en caso de no cumplirse voluntariamente se recabará ayuda del Grupo de Menores de la Policía Autonómica y la intervención del Servicio de Menores de la Xunta de Galicia, procurando en todo caso especialmente causar al menor los menos perjuicios posibles.
CUARTO.- En materia de costas de conformidad con el artículo 778.quinquies 10, si se acordare la restitución o retorno del menor, en la resolución se establecerá que la persona que hubiere trasladado o retenido al menor abone las costas procesales, incluidas aquellas en que haya incurrido el solicitante, los gastos de viaje y los que ocasione la restitución o retorno del menor al Estado donde estuviera su residencia habitual con anterioridad a la sustracción. Procede por tanto, condenar en costas a la demandada, dado que la misma tuvo la oportunidad de no oponerse a la restitución en la primera comparecencia ante este juzgado.
Vistos los preceptos legales señalados y los demás de general y pertinente aplicación,
FALLO:
ESTIMO la demanda interpuesta por la representación procesal de D. SILVANO contra Dña. CASTA, y en consecuencia, procede DECLARAR que el traslado y retención, llevados a cabo en España por Dña. CASTA, del menor ARISTONICO, es ILÍCITO, por lo que procede la restitución del menor, que deberá hacer la madre al padre una vez adquiera firmeza la presente, el día que de común acuerdo establezcan, y, en defecto de acuerdo, se fija el lunes inmediatamente siguiente al que adquiera firmeza, a las 11 de la mañana en la sede de este Juzgado, con apercibimiento de que, en caso de no cumplirse voluntariamente, se recabará ayuda del Grupo de Menores de la Policía Autonómica y la intervención del Servicio de Menores de la Xunta de Galicia, procurando en todo caso especialmente causar al menor los menos perjuicios posibles.
Todo ello con expresa condena en costas a la demandada, incluidas aquellas en que hayan incurrido el solicitante, los gastos de viaje y los que ocasionen la restitución o retorno del menor a Lisboa.
Notifíquese esta resolución en forma legal a las partes y al Ministerio Fiscal, a las que se advierte que contra la misma cabe recurso de apelación, en un plazo de TRES días, del que resolverá la Ilma. Audiencia Provincial de Pontevedra, que se sustanciará por las reglas establecidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil con las particulares del artículo 778.quinquies11.
Así por esta mi sentencia, lo pronuncio, mando, y firmo. E/
PUBLICACIÓN.- La anterior resolución, fue leída, y publicada, por el Sr. Magistrado-Juez que la autoriza, en audiencia pública, lugar y fecha en la misma indicados. Doy fe.

Sobre el derecho a la Igualdad en España

Sobre el derecho a la Igualdad en España En España, cometer el mismo delito se castiga de una forma u otra según quien seas o, inclu...